Cómo determinar la calidad del contenido

contenido de calidadBien es reconocido por todos que el contenido es el rey pero tan sólo si se trata de un buen contenido o un contenido de calidad. El último año, con la actualización del algoritmo de Google, Panda se pretendía conseguir que las webs tuviesen contenidos de verdadera calidad. Pero, ¿cómo determinar la calidad del contenido?

El saber si estamos trabajando con un contenido de calidad o no, va a influir mucho en nuestra estrategia de contenidos de nuestra web o producto. A continuación encontrarás algunos documentos para saber cómo determinar la calidad del contenido.

El contenido de calidad muestra sus fuentes. El contenido que de verdad es valioso es aquel que tiene links que le enlazan. No muchos, únicamente los necesarios. Una lista de links que no indiquen absolutamente nada, no se debería tener en cuenta como verdadero contenido de calidad. Un artículo tiene que citar las fuentes de las que bebe.

El contenido de calidad es algo más que una mera opinión, se basa en hechos. Cuando alguien expresa algo sobre un tema y no da las razones de por qué piensa eso, no se puede determinar ese contenido como contenido de verdadera calidad. A nuestros lectores, a la audiencia en general, no sólo hay que transmitirles nuestra opinión o punto de vista acerca de algo. Les tenemos que brindar las fuentes y la oportunidad para que se sigan informando por su cuenta y puedan formar su propia opinión.

El contenido de calidad tiene un autor reconocido, no un autor con nombre de “admin”. Es algo básico. Y además no es la primera vez que aparece en nuestro blog. Criticar un servicio, producto o persona sin dar la cara no aporta valor alguno. A veces, cuando una persona escribe un post, esa persona puede dar por sabidas muchas cosas que su audiencia puede desconocer por completo. Si sabemos en todo momento quién ha escrito un artículo, basándonos en su edad, apariencia física, etc. seremos capaces, como lectores, de deducir por qué ese autor ha escrito eso de esa manera tan peculiar.

El contenido de calidad no es hablar por hablar. Está claro que no. No queremos un contenido que después de haberlo leído no nos haya aportado nada. ¿Te suena de algo esto? Sí, los políticos pueden hablar mucho pero no decir nada. Un contenido de calidad no se debería asemejar a la figura de un político sin nada que decir pero hablando todo el rato. Aporta contenido de valor, contenido que le sea de interés o útil a tu audiencia de una manera u otra.

Céntrate en tu contenido. No saltes de un tema a otro. Vale que a lo largo del día se te pueden ocurrir mil y una ideas interesantes para tratar en un post, pero quizás no todos ellas deban ser incluidas en el mismo blog.

¿Para quién escribes? Ten esta pregunta muy en cuenta desde el primer momento que vayas a darle a las teclas. Piensa en el tipo de persona que va a acceder a tu contenido.
Está claro que muchas veces tenemos más en cuenta lo que debemos escribir para que Google nos indexe y posicione rápido, en vez de tener en mente más a nuestra audiencia. Esa audiencia es la receptora, al fin y al cabo, de nuestro contenido. No estamos escribiendo para robots y arañas de motores de búsqueda.

arrow_upward