12 Consejos para lograr el equilibrio entre los tweets, el trabajo y la vida real

Hoy en día todos estamos obligados a idear un plan cuando se trata de utilizar los medios de comunicación social como estrategia de marketing para una empresa. Y en esta línea el “ser social” es un requisito para conseguir el éxito en los medios sociales. Sin embargo “ser social” por sí solo no alcanza para conseguir resultados reales. Es condición tener un plan que incluya objetivos, metas y por supuesto conocer al público al que apuntamos. Inspirar y conectar con tus seguidores es parte del camino para lograr la conversión y obtener beneficios económicos en algún momento, por lo menos si ese es tu objetivo.

Hay pocas posibilidades de que puedas simplemente abrir una cuenta de Twitter, configurar una página de Facebook y ver los resultados de manera aleatoria.

Es necesario un plan si realmente quieres participar de esta especie de locura social. Tienes que ir con la corriente. No basta con destinar 30 minutos de una tarde y dedicarlos a “ser social”. Si lo haces corres el riesgo de que tu comunidad de seguidores o tu público estén ocupados en ese momento haciendo otras cosas.

Entonces, ¿Cómo sabes cuándo twittear, blogear, sumar contactos, enviar un correo, actualizar tu pinterest, chatear o apagar todo lo anterior y quedar con tus amigos de la vida real o con la familia?

Aquí hay 12 consejos que te ayudarán en el intento de administrar tu tiempo y encontrar un equilibrio entre las diferentes responsabilidades que asumes como líder de negocios y el ser fan de los medios de comunicación social.

1. Sólo hay una manera de actuar en los medios de comunicación social: la clave es encontrar la forma en que funciona para ti y para tu negocio. 
Esta es la base del plan. Sólo tu sabes cuáles son tus objetivos, metas y a qué público te diriges y por ende cómo inspirar y conectar con tu comunidad. Hay días en que tu comunidad de seguidores puede necesitar información. Otros días es posible que necesiten amistad, asesoramiento o defensa. La clave es conocer a tu comunidad, estar presente y conectarte con ellos!

2. Tener un plan. La única forma de lograr la cordura social combinada con los resultados es  establecer un plan sólido que se integre con tu negocio. Se deben incluir metas y objetivos para inspirar y atraer a tus clientes. Esto incluye planes de contenido y mucho más con un sólo objetivo: la conversión.

3. Reconocer que el “ser social” por sí solo no te va a permitir renunciar a tu trabajo o tomarte un año sabático.  Debes participar como un verdadero ser humano. Dar sin esperar nada a cambio. Sin embargo sin un plan claro y específico podrías acabar malgastando el tiempo sin obtener beneficios reales en lo que respecta a la conciencia de marca, la creación de la comunidad, el logro de las metas y objetivos del negocio o el retorno de la inversión total.

4. Conocer a tu comunidad. Conoce a tu público, a los clientes, a los clientes potenciales, a los amigos y a los colegas. Haz el esfuerzo por ponerte en sus cabezas. ¿Qué quieren saber, hacer, oír o de que quieren hablar? ¿Cómo pueden ayudarte a alcanzar tus objetivos de negocio? ¿Qué podrías aportarle tu?. Cuanto mejor conozcas a tu público y a la comunidad más fácil te resultará conectar con ellos.  Cuando ya los conoces, entonces puedes entablar una conversación con ellos en una sesión en Twitter, Facebook o LinkedIn!

5. El corazón de las redes sociales es la gente. El corazón de los medios sociales son las personas. Las personas que ríen, twittean y comparten contenido. Esto incluye la cuota de participación de buenos y malos. Pero todos son seres reales que buscan a otros para conectar. Tómate el tiempo para conocer a las personas, sus mentes y sus corazones. Nunca puedes ir por mal camino invirtiendo tiempo en conocer personas reales.

6. Mantén tus oídos atentos. Escucha más de lo que escribes. Al unirse a un chat de tweet utiliza una herramienta de escucha de las que aparecen en los medios de comunicación social. Al inicio de una sesión de Twitter o Facebook puedes escuchar durante 30 minutos sin decir nada. Intenta esto al menos una vez por semana!

7. Sigue la corriente. Es importante ser flexible y dinámico a la vez. Como ya hemos explicado anteriormente, tómate el tiempo para conocer a tu público. Haz la prueba de la escucha aunque sean sólo 5  minutos. Si logras escuchar más de lo que escribes e ir con la corriente te resultará bastante fácil. Hay algunos días en los que no queda más remedio que dejar de lado el plan trazado y seguir los comentarios de la gente.

8. No deseches los planes, metas y objetivos. Al mismo tiempo que decimos en #7  que debemos ir con la corriente, también es importante no olvidar el plan. No hay que olvidar las razones por las que te involucras en ese chat. Ten cuidado con los consultores y las agencias que te dicen que lo importante es participar sin preocuparte por los detalles. Es bueno seguir la corriente y dejar de lado el plan durante una hora o dos. No está bien hacerlo todo el tiempo.

9. No te olvides de la vida real: de los amigos y de la familia. No olvides de la gente con la  que compartes tu vida cada día. Con los que te ves, caminas, hablas o trabajas. Ellos también necesitan que les dediques tiempo y atención. Y tú también los necesitas a ellos.

10. Mezclar todo lo anterior. El objetivo no es tener una vida en línea y otra fuera de línea. El retorno de la inversión realmente se consigue cuando todas estas actividades comienzan a mezclarse. Cuando los amigos de la vida real se convierten en amigos en línea, cuando los amigos en línea se convierten en amigos fuera de línea. Cuando los tweets se convierten en amistades, socios e incluso clientes.

11. Los medios sociales son la vida real. A pesar de que hay algunas personas que todavía se esconden detrás del logo de Twitter, la verdad es que la mayoría de la gente es honesta en las redes. Cuanto más real puedas ser, mejor vas a conectar con los demás. Una meta es también tomar las relaciones fuera de línea  para encontrar socios comerciales y proveedores de servicios que pueden ayudar a que tu negocio crezca.

12. Respira! Debemos tomar tiempo en la vida para respirar. Si no respiras y te diviertes entonces, ¿cuál es el sentido de todo?.  Al final del día estarás involucrado en la construcción de relaciones con personas reales, más allá Twitter, de Facebook o de la red social de la que se trate, entonces debes ser agradable. Una sesión en la plataforma de Twitter no debe sentirse como un tormento. Aprecia el aspecto de las personas. Aprende, valora y disfruta. Recuerda que las personas son el verdadero fundamento de las redes sociales.

 

 

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

arrow_upward